Actualizado el jueves 21/JUL/16

Evangelio explicado

Mt 2, 13-15.  

Huida a Egipto. 

Luego que partieron, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto, donde permanecerás, hasta que yo te avise. Porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.” Y él se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, y salió para Egipto, y se quedó allí hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por el profeta: “De Egipto llamé a mi hijo.” 

Comentario: 

Y nosotros queremos pasar la vida tranquilos y no tener ningún inconveniente porque creemos en Dios y tratamos de ser fieles a Él, y por ese motivo nos parece que tenemos derecho a una vida tranquila. Pero no le sucedió así a María y a José, porque si bien tenían a Jesús con ellos, tenían al mismo Dios, también es cierto que tuvieron que pasar muchas pruebas como ésta de huir en plena noche a un país extranjero. ¡Qué triste estaría la Virgen! ¡Seguramente habrá llorado en ese viaje! ¿Y nosotros? ¿No queremos llorar? ya lo dice la Salve que este es un valle de lágrimas, y Jesús fue más lejos al proclamar que son bienaventurados los que lloran, porque serán consolados. Recordemos estas cosas y estos hechos de la Sagrada Familia, cuando nos sobrevengan algunas penas y trabajos. A ellos no les fue fácil la vida, a pesar de que tenían al mismo Dios consigo. Por eso si queremos ser fieles a Dios, tenemos que saber que en la vida tendremos pruebas y sufrimientos, pero tendremos la ayuda de Dios, no para no tenerlos, sino para sobrellevarlos con entereza y resignación y alcanzar así el Paraíso, que es para los esforzados y valientes, que se animan a todo con tal de salvar sus almas y las de muchos prójimos.

Otra cosa muy importante en este relato es que el Ángel le dice a José: “Toma al niño y a su madre, etc.” No le dice: “Toma al niño y a tu mujer”, con lo que queda bien claro que José es solo el padre legal de Jesús, pero la madre es María y el padre es Dios.

Si desea recibir el Evangelio explicado periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ